Blog

¿Qué es el Autismo?

Autor: Doctor Advisor México
Big autismo



Es un conjunto de trastornos complejos del desarrollo neurológico, caracterizado por dificultades en las relaciones sociales, alteraciones de la capacidad de comunicación, y patrones de conducta estereotipados, restringidos y repetitivos.

El autismo es el más popular de los trastornos generalizados del desarrollo, que por este motivo también se denominan trastornos del espectro autista, y son considerados trastornos neuropsiquiátricos que presentan una gran variedad de manifestaciones clínicas y causas orgánicas, y afectan de forma diversa y con distinto grado de intensidad a cada individuo; esto significa que dos personas con el mismo diagnóstico pueden comportarse de diferente manera y tener aptitudes distintas.

Se considera que el promedio de autismo a nivel mundial es de tres a seis niños de cada 1.000, existiendo cuatro veces más probabilidades de aparición en los varones que en las mujeres, sin distinción entre razas, nivel socioeconómico o área geográfica.

Causas

En muchas ocasiones las causas del autismo son desconocidas; aunque en muchos casos se sospecha que se debe a cambios o mutaciones en los genes, no todos los genes involucrados en el desarrollo de esta enfermedad han sido identificados. Las investigaciones científicas han relacionado la aparición del autismo en el niño con las siguientes causas:

Agentes genéticos como causa del autismo: se ha comprobado que el autismo tiene mucho que  ver con la carga genética. En estudios clínicos desarrollados con mellizos, se ha observado que cuando se detecta el trastorno en uno de los hermanos, existe un alto porcentaje de probabilidades de que el otro hermano también lo desarrolle. Estos datos indican claramente una carga genética ligada al trastorno autista.

Agentes neurológicos como causa del autismo: se ha comprobado en los afectados alteraciones neurológicas, principalmente en las áreas que coordinan el aprendizaje y la conducta, en aquellos pacientes diagnosticados de trastornos del espectro autista.

Agentes infecciosos y ambientales como causa del autismo: determinadas infecciones o exposición a ciertas sustancias durante el embarazo pueden provocar malformaciones y alteraciones del desarrollo neuronal del feto que, en el momento del nacimiento, pueden manifestarse con diversas alteraciones como, por ejemplo, trastornos del espectro autista.

Tipos de Autismo:

El autismo va de la mano con ciertos trastornos que principalmente se caracterizan porque los afectados tienen dificultades para desenvolverse en diversas áreas: la comunicación (verbal y no verbal), la interacción social, y la realización de actividades, que se ve limitada en número y presenta un patrón repetitivo y monótono.

El Manual Estadístico y Diagnóstico de Trastornos Mentales  incluye cinco trastornos bajo la categoría de los Trastornos Generalizados del desarrollo:

 trastorno autista, síndrome de Asperger, síndroma de Rett, trastorno de desintegración infantil, y trastorno generalizado del desarrollo no especificado.

Lo que hace diferente a cada uno de los tipos de Autismo depende principalmente del desarrollo del lenguaje, la edad en que aparecieron los primeros síntomas y la severidad del trastorno. No existen pruebas médicas específicas que determinen de qué trastorno se trata y, por lo tanto, el diagnóstico de los distintos tipos de autismo se basa en la observación de las manifestaciones clínicas y entrevistas con el paciente y su familia.

Síndrome de Asperger: Es la forma más leve de autismo en la cual los pacientes no son capaces de interpretar los estados emocionales ajenos (carecen de empatía). Estas personas son incapaces de relacionar la información facilitada por el entorno y el lenguaje corporal de las personas acerca de los estados cognitivos y emocionales de estas.

Síndroma de Rett: este tipo de trastorno se considera como raro(afecta aproximadamente a 1 de cada 10.000 personas, principalmente del sexo femenino) que se manifiesta durante el segundo año de vida, o en un plazo no superior a los 4 primeros años de vida. Se caracteriza por la aparición de graves retrasos en el proceso de adquisición del lenguaje y de la coordinación motriz. En un porcentaje alto de los pacientes se asocia con retraso mental grave o leve. 

Trastorno de desintegración infantil: regresión profunda y desintegración conductual tras 3-4 años de desarrollo cognitivo y social correctos. Habitualmente existe un primer periodo de síntomas característicos (irritabilidad, inquietud, ansiedad y relativa hiperactividad), al que sigue la pérdida progresiva de capacidades de relación social, con alteraciones marcadas de las relaciones personales, de habla y lenguaje, pérdida o ausencia de interés por los objetos, con instauración de estereotipias y manierismos.

Trastorno generalizado del desarrollo no especificado (PDD-NOS): Se diagnostica a niños que presentan dificultades de comunicación, socialización y comportamiento, pero que no cumplen los criterios específicos para el diagnóstico de ninguno de los otros trastornos generalizados del desarrollo.

Principales síntomas del autismo

Su interacción social es deficiente: Normalmente es detectado por los familiares más apegados al bebé, se dan cuenta que se muestra indiferente a su entorno o presenta por momentos prolongados su enfoque de atención en un objeto o persona en concreto, aislándose de lo demás. Estos síntomas pueden aparecer desde el momento en el que nacen o desarrollarse a través del tiempo. No responde cuando escucha su nombre y tratan de evitar el contacto visual.

Carecen de empatía: Presentan dificultades para entender la situación emocional de las personas que los rodean, así como sus pensamientos, al  no ser capaces de las normas sociales en general, estas personas no fijan la mirada en la cara de los demás, por lo tanto no son capaces de ver y aprender las pautas de conductas adecuadas.

Tienen dificultades para comunicarse (comunicación verbal y no-verbal). Algunos afectados no llegan a desarrollar ningún tipo de lenguaje, no pueden hablar ni son capaces de comunicarse con expresiones o gestos; otros sí hablan, pero la forma y en que estipulan o se expresan no es la adecuada y tienden a repetir palabras o frases o a ignorar a quien les habla.

Realizan movimientos estereotipados y repetitivos: tales como mecerse, dar vueltas de forma compulsiva, etc también puede ser un síntoma del autismo. En determinados casos los sujetos incluso desarrollan conductas agresivas contra ellos mismos como morderse o golpearse la cabeza. Con frecuencia tienen problemas para asimilar cualquier cambio en su entorno, y salir de la rutina o del ambiente conocido les produce ansiedad.

Incapacidad de autoreconocimiento: en ocasiones se autodenominan en tercera persona, por su nombre propio, en lugar de en primera persona con “yo” o “mi”.

Capacidad de juego social alterado: Son incapaces de desarrollar juegos que impliquen alguna relación con otros niños. Su capacidad para imaginar es muy poca por lo que es difícil participar principalmente en juegos de simulación.

síntomas asociados que pueden presentar los pacientes son ansiedad, trastornos del sueño, alteraciones gastrointestinales, crisis violentas, retraso mental...

Tratamiento del Autismo

Ninguno de los trastornos relacionados con el autismo tiene cura. Todas las terapias están enfocadas a el control  de los síntomas y a la mejora de la calidad de vida del paciente. La terapia suele ser individualizada y ajustada a las necesidades que precisa cubrir el sujeto, consiguiendo mejor pronóstico cuanto más precoz sea su inicio. El tratamiento del autismo en este sentido suele incluir:

Intervenciones conductuales educativas: se realizan tanto en el sujeto diagnosticado de autismo, como en su ambiente familiar cercano. La terapia consiste en una serie de sesiones cuyo objetivo es la obtención de capacidades intensivas y de alta estructuración, orientadas a que los sujetos desarrollen habilidades sociales y del lenguaje. Se suele emplear el Análisis Conductual Aplicado..

Intervenciones emocionales y psíquicas: El principal objetivo es el desarrollo de habilidades emocionales de expresión y reconocimiento de sentimientos, desarrollo de la empatía… Al igual que las intervenciones sociales educativas, la terapia incluye el círculo social cercano, con los que se trabaja también la expresión de sus sentimientos, frustraciones, impresiones, etcétera, hacia el sujeto con trastorno autista.

Medicamentos: En la actualidad no existen medicamentos específicos para el tratamiento del Autismo, por lo que se emplea siempre terapia paliativa de la sintomatología desarrollada por el sujeto. En el caso de manifestarse convulsiones, se prescriben uno o varios anticonvulsivos específicos, y si existe impulsividad o hiperactividad, se recurre al empleo de medicamentos de uso habitual en pacientes con trastorno de déficit de atención. 

En DoctorAdvisor México siempre nos preocupamos por tu salud, ayuda a otros a encontrar los mejores Doctores y Hospitales en México compartiendo tu experiencia con nuestra comunidad.